CRONOS   La Revista de Arqueología
Año 2 Nº 1  Enero del 2000 AREQUIPA / PERÚ

   ESPERO QUE NOS DISCULPES YA QUE ESTAMOS MODIFICANDO ALGUNAS COSAS DE NUESTRA WEB, CON EL FIN DE HACERLA MÁS ATRACTIVA, PARA NUESTROS LECTORES.        Está edición electrónica es publicada gracias a geocities, el Centro de desarrollo y participación Cronos y el Museo Arqueológico de la Universidad Católica de Santa María de Arequipa, Perú.

Institucional:

    Cronos La Revista de Arqueología es editada por el Centro de desarrollo y participación CRONOS, asociación civil sin fines de lucro, entre cuyos objetivos está el de difundir trabajos de caracter científico. La Revista, así como la agrupación cultural que la edita no se se hacen responsables de los trabajos de los autores ni comparten necesariamente sus opiniones. En está primera edición electrónica abordaremos el siguiente tema:
 

Evidencias arqueológicas de la presencia Inka en la Laguna Brava ( Provincia de La Rioja - Argentina).

Proxima Edición:
Arqueología de Arequipa (I Parte).
Otros. Enlace interesante: La página del Hombre (Argentina). http://www.reocities.com/gabylago99

Si tienes algúna apreciación o comentario sobre el contenido de esté Web Site, escribenos a :
proy_churajon@yahoo.com

ldiazrod@hotmail.com
 

  Edición electrónica: .
  Luis H. Díaz Rodríguez Ultima modificación 13 de abril del 2000.

   Evidencias arqueológicas de la presencia Inka en la Laguna Brava (Provincia de La Rioja - Argentina).

                                        Martín Orgaz & Fernando Morales Morales

Universidad Nacional de Catamarca.
Argentina.

Abstract

Tawantisuyu or Inka Empire was the most expansionist state in America, In 1532, it already ruled a vast territory that involved the present nations of  Ecuador, Perú, Chile, Bolivia and Argentina. The expansion began fron Cuzco Valley wich was its political centre or capital.
This article presents new archeological movable evidence that attests the Inka Empire presence in Laguna Brava - La Rioja Argentina region. It also tends to generate an explicative model about the state settlement in this latitude.
The hypothesis here presented runs: "This portion or puna in La Rioja seems to have been a flow corridor that used to connect both slopes in the Andes Mountains ".
Introducción

    El Tawantinsuyu o Imperio Inka fue el estado expansionista más grande de América. Cuando corría el año 1.532 controlaba un vasto territorio que comprendía los actuales países del Ecuador, Perú, Chile, Bolivia y Argentina, comenzando la expansión desde su centro político o capital, el Valle del Cuzco.

Originalmente este estado fue conceptualizado de diversas maneras (estado feudal, socialista, totalitario) por diferentes autores. Estas categorías fueron cuestionadas a partir de los trabajos de Murra y otros etnohistoriadores que basaron sus investigaciones en documentaciones regionales, logrando de este modo un cambio de visión, de un estado monolítico al de un imperio que implementó estrategias, que se adecuaron tanto a la variabilidad ambiental como social, reconociendo la relevancia de los estudios en áreas periféricas al Cuzco.

Dentro de este marco general, el presente trabajo tiene como objetivo principal dar a conocer nuevas evidencias arqueológicas sobre la presencia del Estado Inkaico en la Puna Riojana y ofrecer una interpretación preliminar sobre la organización de este dominio.

Caracterización de la región de estudio
Ubicación geográfica

Los hallazgos efectuados fueron realizados en el Noroeste Argentino, extremo oeste de la provincia de La Rioja, en el área de la Laguna Brava y se hallan a 4.000 a 4200 m.s.n.m., correspondiendo a ambiente de Puna (Cabrera et.al. 1973).

Los límites geográficos del área son: al norte la provincia de Catamarca; al sur el departamento General Lamadrid; al este el cordón del Famatina y al oeste la República de Chile.

Con respecto a la carta topográfica la zona se encuentra dentro de la hoja N° 2969-4, correspondiente al Cerro Bonete Chico, confeccionada por el Instituto Geográfico Militar. Argentina. (Ver mapa 1).

Mapa 1. Ubicación de la región de estudio.

Recursos de la región

Esta región dispone de recursos como son los camélidos silvestres y vías de circulación naturales. Estas serán caracterizadas para luego contextualizarlas dentro de la problemática que se aborda en este trabajo.

I Camélidos silvestres: Los camélidos silvestres tienen una amplia distribución altitudinal. Los guanacos por ejemplo se distribuyen en un rango altitudinal más amplio que el de las vicuñas. Los primeros van desde el nivel del mar en Isla Trinidad (Bahia Blanca) a 4.400 m.s.n.m. en Sierra de Santa Victoria.

En los segundos el límite inferior sitúa en los 3.200 m.s.n.m. en laguna de Los Hoyos, hasta los 4.600 m.s.n.m. en Abra del Acay, con algunas observaciones que llegan hasta los 4.800 m.s.n.m. (Pujalte y Reca 1985).

El área de interés se encuentra dentro de un rango altitudinal muy propicio para la presencia de estos camélidos, ya que se encuentra entre los 4000 a 4200 m.s.n.m. sin considerar las altitudes máximas que se encuentran en las cumbres de los cerros circundantes. Es de recordar el papel que cumplió el textil dentro del aparato estatal (Murra 1975).

II Vías de circulación: El Estado Inka con el fin de lograr mayor rapidez en las comunicaciones dispuso de un sistema vial, el cual podría ser dividido en dos grandes ramales, el longitudinal N-S y el transversal E-O.

Los caminos Inkaicos atravesaron diferentes medios naturales, los cuales ejercieron un profundo efecto sobre la ingeniería, reflejado en la diversidad de maneras de construcción (Hyslop 1992). Ahora, dentro de esta variabilidad de sistemas camineros el empleo de pasos naturales fue una estrategia empleada para salvar los obstáculos propios de una topografía irregular, como la andina.

Antecedentes de la región de estudio

Los antecedentes sobre la problemática Inka dentro de la provincia de La Rioja se concentraron en la vertiente Oriental del Famatina (Aparicío 1936, 1937; Greslebin 1940; Rohmeder 1941, 1949; Schobinger 1966; De la Fuente 1970, 1971; Gonzaléz 1982).

Mientras tanto las investigaciones arqueológicas en la vertiente Occidental, espacio donde se encuentra la Laguna Brava, son escasas.

Es de mencionar la ascensión al cerro Bonete Grande en donde a la cota de 5.700 m.s.n.m. se detectó un recinto circular (Nigris 1985).

Debieron pasar varios años para que esta zona sea nuevamente visitada por investigadores. Fue así, que en el año 1995 se publicó el reconocimiento arqueológico del itinerario seguido por Almagro, un tramo de ese recorrido atravesó esta área. Como resultado de esas investigaciones se identificaron nuevas instalaciones Inka (Raffino 1995). Finalmente, los antecedentes concluyen con el hallazgo de una estructura (plataforma artificial) con fines rituales en la cumbre del Veladero (Morales y Orgaz 1997-1998).

Resultados

La estructuras Inka que se describen a continuación son caracterizadas en dos tipos, el primero se trata de un conjunto de explanadas artificiales (ver plano N° 1) y el segundo consiste de una construcción, tipo tambo, que se designará con el nombre de sitio Inka Laguna Brava (ver plano N° 2). Ambos conjuntos arquitectónicos se encuentran ubicados sobre la orilla N.O. de la Laguna Brava.

Explanadas de la Laguna Brava

Explanada A: Consiste en una demarcación del espacio por medio de una doble hilada de piedras cuyo ancho varía entre 0.80 a 0.60 metros, formando un rectángulo casi perfecto. Se puede apreciar que el terreno fue preparado o limpiado y la altura del muro que sobresale a la superficie es casi imperceptible.

La superficie que abarca el mismo es de 77.72 metros cuadrados y sus dimensiones son de 11.60 metros de largo por 6.70 metros de ancho. Presenta una orientación general N.O.-S.E y se encuentra a escasos 450 metros del sitio Inka de Laguna Brava en dirección N.O. y aproximadamente a uno 15 metros de la playa de la laguna. Esta explanada es la más grande y la mejor conservada de este conjunto.

Explanada B: Esta explanada se encuentra a 1.10 metros de la estructura A. Se puede apreciar que la doble hilera de piedras delimita un cuadrado de 6.70 por 6.60 metros encerrando un área que cubre aproximadamente unos 44.22 metros cuadrados.

Este espacio se encuentra dividido por una línea de piedras doble conformando dos rectángulos internos con las siguientes dimensiones; el primero de 2.80 por 6.60 metros ubicado hacia el oeste y cuenta con un pequeño monolito en su parte central. Mientras el segundo, se ubica al este y es un poco mayor, 3.90 por 6.60 metros y esta sobre elevada en 0.40 metros con respecto al primer rectángulo.

Explanada C: Esta estructura tiene una orientación O.E. y es la menos conservada, sus límites sur y este están bastante deteriorados. La técnica constructiva es similar a las otras. Su ancho de muro es de 0.60 a 0.80 metros. Las dimensiones son de 3.60 por 6.00 metros y la superficie que abarca esta estructura es de 21.6 metros cuadrados. Esta explanada se encuentra alineada con el emplazamiento B por su límite este, formando en conjunto una distribución simétrica.

Asociada a este conjunto de estructuras se identificaron otras, con morfologías distintas a las anteriores. Una pequeña estructura de forma circular no muy bien definida se asocia con la explanada C. Asimismo se observó una estructura ovoide y un semicírculo asociado a la explanada A.
 

Plano N° 1. Planimetría de las explanadas Inka de la Laguna Brava. La Rioja. Argentina.
 
 

Sitio Inka de Laguna Brava

Este sitio está constituido por un conjunto de estructuras tanto cuadrangulares como rectangulares y algunos pequeños círculos no muy bien definido. La instalación se extiende a lo largo de unos 150 metros aproximadamente en dirección N-S y 52 metros de ancho en dirección E-O, cubriendo un área de 7.800 metros cuadrados. Para los fines descriptivos el sitio será dividido en dos sectores.

Sector Norte

Este sector está conformado por tres estructuras:

I. La primera estructura del extremo noroeste tiene unas medidas de 3.40 por 3.90 metros, contando con un acceso en la pared este. Las alturas de las paredes tienen un promedio de 1.60 metros y un ancho de 1.00 metros. La técnica constructiva empleada es la de la pirca andina (piedra sujetada con argamasa y trabada con pequeñas cuñas).

II. La segunda estructura cuadrangular se encuentra a unos 40 metros hacia el sur, teniendo las mismas características tanto en forma y tamaño que la anterior, solo variando la altura de sus paredes. La orientación de la abertura o vía de acceso al igual que la primera se mantiene en la pared este.

III. Esta estructura difiere de las dos anteriores. Se trata de una estructura de forma sub rectangular de 13 metros de largo por 6.60 metros de ancho, contando con dos subdivisiones interiores. Este recinto en su extremo sur tiene una banqueta o poyo de 2.00 metros de ancho. El ingreso está dado por una gran abertura en el lado sur que mide 3.20 metros. Sobre la pared lateral del lado este hay adosado un recinto pequeño cuadrangular, en muy mal estado de conservación. Los anchos de los muros son de 0.50 metros mientras que la altura es de 0.50 metros.

Sector Sur

Este sector es mucho más complejo, ya que existen una serie de recintos que conforman un R.P.C. o Recinto Perimetral Compuesto (Madrazo y Otonello 1966). Este R.P.C. se conforma de estructuras internas de forma rectangular, en no muy buen estado de conservación. Estos recintos en número de siete adosados a un muro perimetral se disponen alrededor de un espacio abierto a manera de plaza. El muro perimetral tiene un largo de 15 metros en su tramo mejor conservado, la altura promedio de la pared es de 0.60 metros y el ancho oscila entre 0.50 a 0.60 metros. Todo el conglomerado ocupa un área aproximada de 528 metros cuadrados.

Otro conjunto de tres recintos cuadrangulares se encuentran dispuestos hacia el norte del R.P.C., de forma y tamaño similar a los descriptos para el sector norte. Las paredes cuentan con una altura promedio de 1.40 a 1.10 metros y los anchos de los muros son de 1.10 metros. Las aberturas de acceso o entrada conservan una disposición general, en dirección este. En dirección noreste del R.P.C. se hallan restos de unas estructuras que no se pueden describir dado el alto grado de deterioro.
 

Plano N° 2. Planimetría del sitio Inka de la Laguna Brava. La Rioja. Argentina.
 

Consideraciones finales

En este trabajo se remarco la necesidad de realizar estudios en áreas periféricas para entender las diferentes dinámicas del estado. Las evidencias arqueológicas reportadas aquí son escasas teniendo en cuenta la magnitud de la región estudiada, pero resulta suficiente para señalar la presencia del estado Inka y al mismo tiempo presentar una aproximación sobre la modalidad de esta ocupación.

Del análisis de la distribución de las instalaciones en el espacio ( ver mapa 2), la vinculación del sitio Inka Laguna Brava a una senda natural y teniendo presente el antecedente histórico del periplo de Almagro se desprende la siguiente interpretación; este sector de la puna Riojana, para tiempos del Inka, se comportó como un corredor de circulación de bienes, energía e información, articulando zonas bajas, como el valle de Vinchina, Jague (La Rioja), con el Valle del Copiapó (Chile).

Con la ocupación de este territorio el estado aseguraba la comunicación entre instalaciones estatales como la Tambería del Inka, posible capital de la provincia Austral (Gonzaléz 1982), emplazada en la región de Chilecito (La Rioja) una región minera, con sitios Inkaicos del Valle de Copiapó Viña del Cerro, Iglesia Colorada (Niemeyer 1992).

Dentro de este modelo, los sitios descriptos en este trabajo, como así la plataforma artificial del Veladero (Morales y Orgaz 1997-1998) se articularon para construir un espacio social en donde se conjugaron actividades concernientes a la subsistencia como ceremoniales, ambas complementarias a la hora de transponer la cordillera. Es pertinente recordar la explicación sobre el elevado número de santurarios de altura en la zona de cordillera con el fin de lograr un acceso y control de los pasos cordilleranos (Olivera 1991).

Finalmente no se desestima la explotación de los camélidos silvestres en la región, pero aún no se dispone de evidencia que respalde tal actividad.
 

Mapa 2. Distribución de los sitios Inka en la región de Laguna Brava.
 

Esta aproximación a la región de Laguna Brava ha sido sumamente fructífera, ya que permitió generar información arqueológica en un área donde se encontraba casi ausente. A pesar del avance realizado, son muchas las preguntas aún sin responder. Por lo tanto futuros trabajos de campo se hacen indispensables para lograr una visión más acabada de esta región dentro del aparato estatal.

Agradecimientos Nuestro más profundo agradecimiento al Sr. Beorchia Nigris por su generosidad y por los planos cedidos, los cuales son empleados en este trabajo.

Agradecemos a la Traductora Pública Nacional Adriana Edith Zalazar por su colaboración prestada.

E-MAILS:  morgaz@catam.unca.edu.ar
              morales@cedeconet.com.ar
Escuela de Arqueología. Universidad Nacional de Catamarca. Argentina
 
 
 

Bibliografía

Aparicio, F. 1936. Vestigios de caminos incaicos en la provincia de La Rioja. Revista Geográfica Americana. Vol.: VI. pp.: 167- 174. Buenos Aires.

Aparicio, F. 1937. La Tambería de los Cazaderos. Relaciones de la Sociedad de Antropología. Vol.: I. pp.: 77-83. Buenos Aires.

Cabrera, A. y Willink, A. 1973. Biogeografía de América Latina. Serie de Biología. Monografía 13.

De la Fuente, N. 1970. Restos de la vialidad incaica en la provincia de La Rioja. La Prensa. Edición dominical. 23 de Agosto.

De la Fuente, N. 1971-1972. Nuevos restos de la vialidad incaica en la provincia de La Rioja. Argentina. Ampurias 33-34. pp.: 339-345. Barcelona.

Gonzaléz, A. 1982. Las provincias Incas del antiguo Tucumán. Revista del Museo Nacional. Tomo 46. pp.: 1-54. Lima.

Greslebin, H. 1940. Arqueografía de la Tambería del Inca. (Chilecito, La Rioja). Un ensayo de urbanismo que auspicia la Sociedad Central de Arquitectos. pp.: 3-27. Buenos Aires.

Hoja N° 2969-4. Cerro Bonete Chico. Provincia de La Rioja. Instituto Geográfico Militar. Argentina.

Hyslop, J. 1992. Qhapaqñan. El Sistema Vial Inkaico. Instituto Andino de Estudios Arqueológicos. Lima.

Madrazo, G. y Ottonello, M. 1966. Tipos de instalaciones prehispánicas en la región de la Puna y su borde. Museo Etnográfico Municipal "Damasco Arce". Olavarría.

Monografía N° 1.

Morales Morales, L. y Orgaz, M. 1997-1998. Estructura Ceremonial Inka en Laguna Brava. La Rioja. Argentina. Fundación C.E.R.S. Tomo XV. N° 1/2. Tucumán-Catamarca.

Murra, J. 1975. La función del tejido en varios contextos sociales y políticos. Formaciones económicas y políticas del mundo andino. pp.: 145-170. Instituto de Estudios Andinos. Lima.

Niemeyer, J. 1992. Visita a los principales sitios arqueológicos del valle medio-superior del Río Copiapó y del Río Pulido. Contribución Arqueológica N° 4. Pp.: 187 200. Museo Regional de Atacama-Copiapó. Chile.

Nigris, B. 1985. El enigma de los Santuarios Indígenas de Alta Montaña. Revista del C.I.A.D.A.M. Tomo V. San Juan. Argentina.

Olivera, D. 1991. La ocupación Inka en la Puna Meridional Argentina: Departamento de Antofagasta de la Sierra, Catamarca. Comechingonia Edición Especial. pp.: 33-72. Córdoba. Argentina.

Orgaz, M. 1995. Presencia Inkaica en los Andes Meridionales. Caso de estudio en la cabecera norte del Valle de Chaschuil. (Tinogasta-Catamarca). Escuela de Arqueología. Universidad Nacional de Catamarca. Catamarca. Argentina. MS.

Pujalte, J. y Reca, R. 1986. Vicuñas y Guanacos. Distribución y Ambientes. Dirección Nacional de Fauna Silvestre. S.E.A.G.

Raffino, R. 1995. Inka road research and Almagro’s route between Angentina and Chile. Tawantinsuyu Vol.:I. pp.: 36-45. Australia.

Rohmeder, G. 1941. Las ruinas de la Tambería de Pampa Real en Famatina. Revista del Instituto de Antropología II. N° 6. pp.: 109-120. Universidad Nacional de Tucumán. Tucumán.

Rohmeder, G. 1949. Estudio de un prehispánico camino de cuesta por la sierra de Famatina. Provincia de La Rioja. Revista del Instituto de Antropología. Vol.: 4. p.: 84-93. Universidad Nacional de Tucumán. Tucumán.

Schobinger, J. 1966. Investigaciones arqueológicas en la sierra de Famatina. Provincia de La Rioja. Anales de Arqueología y Etnología. pp.: 139-196. Universidad Nacional de Cuyo. Mendoza.

 Regresar por donde vino