¡Alabado sea el Santísimo!

¡Alabado sea el Hijo de Dios,

hecho hombre, nacido de María Virgen!

 

“El que mucho ama es capaz de hacer grandes sacrificios por el Amado”.

28 de noviembre, 1982.

 

“Si un día ustedes descuidan la adoración del Santísimo, su comunidad comenzará a desmoronarse”.

21 de Julio, 1998.

 

Consagración al Corazón de Jesús

 

Te saludamos Corazón admirable de Jesús;

Te alabamos, Te bendecimos, Te glorificamos,

Te damos gracias, Te ofrecemos nuestro corazón,

Te lo entregamos y consagramos;

Recíbelo y poséelo entero; Purificalo, ilumínalo

Y santifícalo; Para que vivas y reines en él perpetuamente.

Amén.

 

Tu partida hace un año nos arrancó ríos de lágrimas

que aún siguen brotando muchas veces,

entre la paz y el consuelo del Espíritu Santo.

Pero tú sigues bendiciéndonos

con el Santísimo firme entre tus manos.

En el primer año de tu Eternidad gozosa, tu nueva

Presencia nos consuela, no fortalece y compromete

para siempre con Jesús Vivo, por quien diste la vida,

a quien tú contemplas y ante quien por nosotros intercedes.

Gracias por lo que fuiste y lo que eres.

 

RECUERDO

 

De la misa celebrada por su Eminencia Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, en la inauguración de la Escuela de Evangelización Juan Pablo II, con motivo del primer aniversario de la partida de nuestro inolvidable padre Emiliano Tardif, M.S.C., el 8 de junio del 2000.

 

Comunidad de Siervos de Cristo Vivo.

 

 

Consagración al Corazón de Jesús

 

Te saludamos Corazón admirable de Jesús;

Te alabamos, Te bendecimos, Te glorificamos,

Te damos gracias, Te ofrecemos nuestro corazón,

Te lo entregamos y consagramos;

Recíbelo y poséelo entero; Purificalo, ilumínalo

Y santifícalo; Para que vivas y reines en él perpetuamente.

Amén.

 

Dos años después...

 

Inolvidable Padre Emiliano: Celebramos contigo, en gozosa acción

de gracias, tus dos primeros años de Eternidad, ¡tus dos primeros años

de Cielo! Todo nos parece aún un sueño o uno de tus innumerables viajes

cuyo regreso aún seguimos esperando con las puertas y el corazón abiertos...

 

Gracias porque sigues con nosotros, gracias porque sigues evangelizando por

la voz de la Comunidad a todo el mundo con el poder y los signos del Espíritu;

gracias porque nos sigues recordando uno de tus mensajes más antiguos:

Evangelicen a mi pueblo; Yo quiero un pueblo de alabanza”.

 

Enséñanos a recordar tu palabra gozosa y humilde: “He predicado en los cinco

Continentes, diciendo siempre lo mismo, porque no tengo otra cosa que decir:

el amor misericordioso de Dios”.

 

¡Gracias, señor! Fortalece nuestra esperanza, ¡fortalece nuestro compromiso!

Dos años de Cielo ¡son dos años de presencia viva en la fe y en la esperanza!

 

RECUERDO

 

De la misa celebrada por su Eminencia Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez,

con motivo del 2do. Aniversario de la partida de nuestro inolvidable padre

Emiliano Tardif, M.S.C., el 8 de junio del 2001.

 

Comunidad Siervos de Cristo Vivo.

 

 

1