REINA DE LA PAZ; MEDJUGORJE

MENSAJE 14 de Septiembre del 2001.

Anoche, 14 de septiembre, día de la Exhaltación de la Santa Cruz y vísperas de la Memoria litúrgica de los Dolores de María.

La Virgen apareció extraordinariamente en la Colina de la Apariciones de Medjugorje. Presentes varios miles de peregrinos. Luego del rezo del santo rosario Iván tuvo la Aparición a las 10:00 de la noche. La Virgen, en forma inusual, apareció muy triste y manifestó su dolor por la tragedia ocurrida en EEUU. Particularmente, por todos los que murieron. Oró con sus manos extendidas por todos los presentes y dio su bendición a todos. Iván presentó a la Virgen las intenciones de los presentes y luego dio el siguiente mensaje:

"Queridos hijos: Paz, paz, paz. Queridos hijos: Oren por la paz. Oren junto a su Madre por la paz. Gracias por haber respondido a mi llamado".

 Luego se rezó un Padre Nuestro con la Virgen y desapareció dejando el signo luminoso de la Cruz.

 

Reflexión del P. Francisco Verar. Medjugorje.

Sabemos desde el inicio de la Apariciones, que la Virgen en Medjugorje, no viene a anunciar tragedias, sino a ayudarnos a prevenirlas. La paz es posible en el mundo, a pesar de los errores humanos y de lo que Satanás pueda hacer si nos revestimos de la oración y el ayuno.

 

Desde el inicio de las Apariciones, en ésta misma Colina, con lágrimas en sus ojos, la Virgen habló de la paz y por veinte años consecutivos no ha dejado de hacerlo. La paz es siempre el principal y más importante mensaje que la Virgen trae a  la humanidad en estos tiempos. Hay una gran esperanza de paz para el mundo si atendemos el llamado de la Virgen. Quien siga las Apariciones de la Virgen en Medjugorje no debe dejarse llevar por la fascinación de una purificación dolorosa del mundo sino por una transformación de todo lo negativo que hay en la humanidad por el amor. Eso es lo que demuestra la Virgen y lo que Ella espera que vivamos.

La Paz en el mundo es posible, si atendemos la voz de María.

 

Sería un error sacar conclusiones apocalípticas, cuando el futuro depende, en gran parte, de la respuesta que la Virgen espera encontrar en nosotros.

 

Propio el Día de La Exhaltación de la Cruz la Virgen eligió para volvernos hablar de la paz tras la imprudencia de aquellos que no experimentan el amor de Dios en sus corazones. Por que la verdadera paz nos viene de la Cruz. San Pablo dice que "gracias a la Cruz fueron reconciliados los pueblos enemistados por el odio". En realidad, no hay otro camino para que  la humanidad encuentre la paz, fuera de la Cruz de Jesucristo. Quienes creemos en ello no debemos separar la mirada de la Cruz. Ese es el signo por antonomasia de la paz. Quienes promueven la guerra desprecian la Cruz. No aman la Cruz.  Quienes trabajamos por la paz hemos abrasado la Cruz. La Cruz es nuestra vida es la victoria contra Satanás. Es la victoria del amor.

Luego la Virgen dice en el Mensaje: "Paz, paz, paz". Ello significa que habla para la humanidad desde su condición de Madre de Jesucristo y de la humanidad. Pide la paz a todos. Espera que todos respondan a su invitación. No hay nadie en el mundo que tenga tanta autoridad para hablar como la Reina de la Paz. La que encarnó la Paz en su ser. Desde luego que quien primero debe responder a su invitación es el creyente. Ello significa comenzar a trabajar de una vez para siempre por la paz del propio corazón. Estar en paz con todos y particularmente con Dios. La Virgen a dicho varias veces que si no estamos en paz con Dios, si nuestro corazón no esta en paz nuestras oraciones no llegan a Dios. Si queremos la paz para el mundo primero hay que conquistarla en el propio corazón: Ser en todo momento Instrumento de paz para los demás. Luego podemos orar junto a la Madre por la paz. 

Todas nuestras oraciones: personales y comunitarias de estos días deben ser hechas por esa intención. También los ayunos. El futuro, dice María, no depende de quienes gobiernan sino de quienes toman con seriedad sus mensajes.

La victoria está siempre en nuestras  manos. Con María construyamos la paz en el amor.

 

 

 

 

 

EN  MEDJUGORJE, LA VIRGEN NOS PIDE:

ORAR CON EL CORAZON LOS 15 MISTERIOS DEL ROSARIO DIARIO;  LEER LA BIBLIA; EUCARISTIA DIARIA; AYUNO A PAN Y AGUA MIERCOLES Y VIERNES; CONFESION MENSUAL

LAS OBRAS DE MISERICORDIA CORPORALES

  1. DAR DE COMER AL HAMBRIENTO. 2. DAR DE BEBER AL SEDIENTO. 3. VESTIR AL DESNUDO. 4.DAR ASILO AL DESAMPARADO. 5 CONSOLAR AL PRISIONERO. 6 VISITAR AL ENFERMO. 7. ENTERRAR A LOS MUERTOS

LAS OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUALES

1. AMONESTAR A LOS PECADORES; 2. INSTRUIR A LOS INGNORANTES; 3.ACONSEJAR A LOS QUE TIENEN DUDA; 4. CONSOLAR A LOS AFLIGIDOS; 5. SOPORTAR CON PACIENCIA LOS ERRORES DE LOS DEMAS.; 6. PERDONAR LAS OFENSAS; 7. ORAR POR LOS VIVOS Y LOS MUERTOS.