Nuevo León Bailes y Ritmos 

Region  Central
Region de Linares 
El Huapango o Jarabeado
La Redova
La Polka
EL Shotís
 
Danza de Matachines 
Danza de Palma 
Danza de Chicaleros 
Danza de Caballitos 
Antonio Tanguma Guajardo 
 


Region Central

Además del Rigodón, Cuadrillas, Lanceros y Contradanzas: Llegaron otros ritmos de Europa, traidos por los mercenarios de las tropas francesas, entre ellos: La Polka, de origen checoeslovaco, La Redova y La Mazurka polaca, El Vals Vienés y El Shotís de origen Inglés. 
Las danzas y bailes antes mencionados, resultaron del gusto de la sociedad nuevoleonesa, quizá por sus antecedentes raciales y étnicos, adoptaron una característica propia y peculiar, imprimíendosele un carácter jocosa y ritmo excesivamente marcado. La Polka, La Redova y el Shotís, son ritmos que se han considerado como géneros distintivos del norte del país y espe;cificamente de Nuevo León. 

• La Redova 

Fue un ritmo de la región de la Bohemia, es una amalgama de Vals y Mazurka, se escríbe en un compás de 3/4 que aún siendo popular y folklórica, invade los salones de la sociedad, bailándose con más sobriedad en el siglo XIX. Llega a América, se populariza y cae en desuso, pero fue en el gusto popular, en donde encuentra mejor acomodo y proyección. 

• La Polka 

Danza alta y folklórica del pueblo de la región de Bohemia, al pasar a los salones aristocráticos, adquiere sobriedad en el siglo XIX y sus carscterística pricipal es su compás binario, con ejecuciones de vueltas y sobre todo, el movimiento de punta y talón. 

"La Polka en Checoeslovaquia adquiere características que pasa a la polka Autro-Húngara, de ahi a la Alemana, luego a la Francesa. Es muy notable la influencia de los mercenarios austro-húngaros, "Zuavos", y los soldados franceses, en este ritmo que trajeron a Nuevo León". 

Destacan en ella, los movimientos de "punta y talón", carretillas, acentuados con las botas, pespunteados y entrecruces rápidos y giros bruscos y marcados al estilo europeo. todo ésto fue modelado poe el norteño nuevoleonés, dándole una peculiar característica, por ejemplo: Una polka muy tradicional de Checoeslovaquia, "Clarinetes Calientes",su melodía es utilizada para bailarla al gusto de Nuevo León, pero a ésta, los músicos regionales de nuestra entidad le hicieron variaciones y se convirtó en una de las polkas tradicionales nuestras. 

• El Shotís 

Es una transformación de la antigua danza escocesa, que se ejecutaba en compás de cuatro tiempos al igual que este baile; era bailado de manera diversa por los Ingleses y Alemanes, mientras que los Alemanes lo hacían deslizándose como si valsearan, aquellos lo bailaban saltando. 

Durante la segunda mitad del siglo XIX, este ritmo alcanzó gran popularidad en Epaña, figurando en todos los programs de baile. Se caracteriza por la acentuación del último tiempo del compás, al igual que la redova, sólo que éste es deritmo tenario y el shotís es a cuatro tiempos. 

Los instrumentos que acompañaban estos ritmos han pasado por diversas formas de integración; en villas, rancherias y poblados se tenían regularmente un violín y bajo sexto, o un acordeón y bajo sexto, por necesidad en la armonía del bajo, con el tiempo se agregó el contrabajo (o como también le llaman "el tololoche") y recientemente para tener mejor armonía melódica y de contrapunto, se agregó el saxofón, que podía ser tenor o barítono. A este grupo integrado se le llamó "Conjunto Regional". 

Dentro del "ritmo de la Redova", en esta parte del noreste del país, (Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas) se acostumbró usar una cajita de madera hueca y sonora que así se llamó, "redova"; con el que producián un sigular redobleo, esta cajita se detenía por una armazón que colocaban en la cintura y percutían con unos palillos en ambas manos. 

Este conjunto es el que acompañaba al estrato cultural proletario con sus polkas, redovas, shotises, huapangos y canciones rancheras. 

A pesar de todas las influencias y modas pasajeras, todavía es posible encontrar, aún en bares, en la calle y en "El Arco", (lugar donde se reunen músicos a ofrecer sus servicios) este tipo de conjuntos. La redova ya casi se perdió por falta de buenos ejecutantes.


Nuevo León 
Bailes y Ritmos de la Region de Linares 


Linares ha sido y es en la actualidad un pueblo respetuoso de sus tradiciones y costumbres y sobre todo con un fervor religioso muy acentuado. 
Es una población con una amplia trayectoria en la charrería, ademas por tradición es una región ganadera, pues desde principios del siglo XX, cuando la Feria de Villaseca era una de las más importantes del Norte de México, se realizaban grandes transacciones y se aprovechaba la oportunidad para el trueque y trafique de ganado vacuno y caballar, además de los productos de la región y de los llegados de Tampico, Soto La Marina, Saltillo y San Luis Potosí. 

Durante el día, para divertirse, se organizan algunos juegos como "carreras de gatos", y "suertes a caballo" entre las que destacaban las carreras, el gallo enterrado, la chiva emplochada y las famosas argollas para la cual solicitaban a las muchachas más bonitas sirvieran de "Madrinas" y premiaran con un beso a los ganadores de estas competencias. 

Por la noche, se desarrolla el baile en el que se aprecian las tres clases sociales bien marcadas, pues había el baile de primera, el de segunda y el de tercera. El que llama nuestra atención es éste último, pues en él, se apreciaba el gusto realmente popular. 

Se observa bailar los tradicionales jarabeados com el pueblo los llamaba, en realidad son los ritmos típicos norteños, generalmente llamados así. Destacaban como bailadores "El Cácaro", "La Perica", "Navéjar", y "Amador" quién por mucho tiempo fue el que respondiera los retos de aquella famosa bailadora "Petra La Colorada", mujer casi leyenda, de gran personalidad y de las pocas bailadoras que han dejado plasmado su nombre en la historia del folklore linarense. 

Ya más tarde, cuando los hombres habían tomado sus "alifuses", se daba una reñida competencia de destreza entre ellos, llegando hasta engarzarse de las piernas y tratar de derribarse uno al otro. 

La música que acompañaba este baile popular era llamado "Conjunto de Tamborileros", integrado por dos clarinetes, uno agudo y otro grave; y la tambora tipo militar de influencia francesa; con ésto "creaban un deliciose fugado contrapuntístico a dúo", adornado éste por el rítmico redoblar de la tambora. Famoso clarinetista de antaño que aún se recuerda es marcos, apodado "La Picota". El conjunto que hasta en la actualidad ha figurado por su originalidad y tradición es el de los hermanos Hinojosa; Don José, Don Pedro y Adrián, su sobrino. 

Afirmaba Don Pablo Saice Arredondo, oriundo y fiel amante de esta región, que este conjunto de tamborileros, era propio de Linares y qu luego se propagó por la cercanía a Hualahuises, Montemorelos, General Terán y Allende; y por el sur, hasta Galeana. 

Otro comentario acerca de este mismo tema es el que hace la respetable maestra linarense, Adela Liduvina Mancilla, en su escrito "Villaseca", en el que afirma que, cuando dejaron de realizarse las ferias, los músicos buscaron otras oportunidades, presentándose una en Ciudad Victoria, donde "requerian sus servicios" para tocar en San Carlos, ya que les faltaban sus músicos y requerían de conjuntos para su feria tradicional. Pero además, se les pedía (al pagarles) que dijesen que la música y los conjuntos eran de ahí y le cambiaron el nombre. Así le pusieron como se le nombraba a Marcos, "Picota". 

Afortunadamente las fiestas de Villaseca se han revivido desde hace algunos años y nuestra música, la de los Tamborileros, sigue viva y más fuerte que nunca.


El Huapango o Jarabeado Nuevoleonés 

Jesús Daniel Andrade González 
Exposición y Ponencia 
XVI Congreso del I.I.D.D.M
En el estado de nuevo León y dentro de los bailes populares que llamamos tradicionales, tenemos el Ritmo de Huapango nuevoleonés, llamado en algunas partes también Zapateado repiqueteado o jarabeado nuevoleonés, por la característica del ritmo antes nombrado, por el estilo y sobre todo, por las pisadas que tiene este bailable.  

Este ritmo musical proviene como es natural, de las regiones llamadas "Huastecas".

Dentro de lo que manipulamos los folkloristas, tenemos que existen una serie de Estados, que según conciencia de cada una de las entidades federativas, afirman existen cinco huastecas, contenidas en una emorme y amplia región fisica y geografica, y por nombrarlas diremos que son: La Poblana, La Hidalguense, La Veracruzana, La de San Luis Potosí y La Tamaulipeca. Sin embargo, por el (quiza) celo profesional y preferencialmente por antecedente étnico, o nadie sabe por qué, se han compuesto ciertos sones y canciones donde se nombra muy frequentemente a "Las Tres Huastecas", o sea: La Hidalguenze, La Veracruzana y la Tamaulipeca. Para culminar, se me ha informado que recientemente, Querétaro se está haciendo presente como la sexta huasteca. 

En casi todas las regiones veremos ciertos lazos dancísticos, musicales, rítmicos, pisadas, rutinas, estilo con variantes segun la región, como en el caso de Puebla. Sin embargo, debemos estar concientes que en el aspecto musical no se pudo impedir que se deseminaran a través de la República: sones, jarabes, zapateados, ritmos, etc., llegando a una exposición y miscelánea esplendorosa durante los pricipios del siglo y su culminación en la gestación y desarrollo de la Revolución Mexicana, primera y segunda década del siglo presente. 

Debido a lo antes expuesto, puedo afirmar categóricamente que a pesar de no pertenecer racial o étnicamente a la región huasteca, el ritmo de huapango, penetro en el estado de Nuevo León (por su posición geográfica) por entre dos amplias áreas de lo que políticamente son los Estados de Tamaulipas y San Luis Potosí (según especificamos grafícamente). Por el área de Tamaulipas, a través de los municipios de Mier yNoriega, Gral. Zaragoza, Aramberri, Iturbide y Linares. Por el área de San Luis Potosí, a través de los municipios de Galeana, Dr. Arroyo y Mier y Noriega. Hizo impacto en la sencilla gente lugareña, la cual le imprimío un carácter y estilo singular, mucho muy diferente de lo que podemos oir, ver y bailar acerca de las huastecas anteriormente enunciadas, ya que el huapango de Nuevo León o jarabeado, es musical y dancísticamente diferente en interpreteción, ya que su asimilación, adaptación, instrumentación y ceación regional es característico de la entidad (Nuevo León). 

Musicalmente hay cierta característica que el ritmo de huapango nuevoleonés, defiere del huasteco y es aqui que se interpreta con aire o ritmo binario; armónicamente el bajo sexto tiene una amplia gama de contrapunto singular que adornan a la melodía o melódica repiqueteante del acordeón de botones (o en su fase antigua, el violín norteño), en el caso del violín, hay mucha difeirencia con el violín llamado "violín huapanguero" de la huasteca, ya que el norteño de Nuevo León no tiene el juego de articulaciones, y picados, estacato, ni el chicoteo, además el bajo contínuo (musicalmente se dice) de contrabajo o "tololoche" acaba de redondear lo característico de la entidad nuevoleonesa. En la melódica cantada (aunque son escasos los huapangos cantados en Nuevo León), no tiene, ni usan, el falsete huasteco, ya que cambiaron el sentimiento característico y se regionalizó. 

Regularmente el ranchero de Nuevo León en los bailes pedía al conjunto regional un jarabito o jarabeado o un zapateado repiqueteado, y era cuando los músicos ejecutaban este ritmo, imprimiéndole su carácter (como ya se anuncio), su idiosincracia y su sentimiento; adquiriendo como ya se anunció, una personalidad musical propia de esta región (sin ser copia del lugar de procedencia), caracterizando, como ya dije, su forma regional. De entre muchos huapangos (ya que Nuevo León tiene un amplio repertorio) que existieron y existen, podemos nombrar a; 

"De Marín a Zuazua" (violín, guitarra y mandolinas). 
"Ruperta" (acordeón de botones, bajo sexto y contrabajo). 
"El Terremoto" (acordeón y bajo sexto). 
"El Pipero" (acordeón y bajo sexto). 
"El Huarache" (acordeón, bajo sexto y contrabajo). 
"Pavido Navido" (acordeón, bajo sexto y contrabajo). 
"El Relojito" (acordeón y bajo sexto). 
"El Lucero" (acordeón, bajo sexto, contrabajo y saxofón). 
"El Mezquitón" (acordeón, bajo sexto, contrabajo y saxofón).

Los primeros ejemplos surgieron en el transcurso del inicio del siglo. 
"El Pavido Navido", con una formación literaria picaresca e insinuante y los últimos son probablemente recientes, digamos de tres décadas a la actualidad y hasta podemos enunciar a los autores y ejecutantes. 

Autores: R. Sáenz, Cruz Gonzáles de la Garza, Adolfo García, Juan López, E.S. Longoria, C. Ibarra, Tony de la Rosa, Rafael Silva (El Canario), Rogelio Gutiérrez y Antonio Tanguma. 
Ejecutantes: R. Sáenz, Juan López, Tony de la Rosa, Rogelio Gutiérrez, Antonio Tanguma, Rafael Silva (El Canario) y otros.

Esta exposición incluye algunos huapangos de Nuevo León que bailamos, pero existe una amplia y gran variedad de piezas musicales (ya que Nuevo León es de los estados norteños más ricos en este ritmo regional). 
En el aspecto de rutina, pasos o pisadas, podemos decir que tenemos una amplia variedad, pero por desgracia, anteriores a nosotros, no habia gente ni entidad que hubiera recopilado este acervo, así que exponemos lo que hemos podido recopilar decorosamente de lo perdido por el tiempo y las circumstancias. 

Así, encontramos pisadas con toda la planta, punteadas, deslizadas, pespunteadas, algunos jarabeados, quebrados, vueltas con el pie al aire, etc., y sobre todo, un paso que hemos asignado con el nombre de "Trote, por semejarse este ruido percutivo característico, al igual que los quebrados marcados, pies cruzados, jalones, golpes sincopados, alternando con fuertes vueltas con pie al aire y "valvenes" (característico de Nuevo León). 

Al Hablar del estilo, podemos decir que el hombre algunas veces (muy escasas, por cierto), tomará lateralmente de la cintura a la mujer y hará movimientos del torso hacia adelante y atrás con ligueros quebramientos de cadera (característica del norteño de Nuevo León), pero regularmente, estos bailes son sueltos (a diferencia del shotís, polka y redova, en los cuales, el varón y la dama siempre están de pareja), aunque en algunas ocasiones, al dar vuelta en lo que se llama paseo, se engarzan de los brazos, giran y se miran entre si y se quiebran ligeramente el torso hacia atrás, pero sigo afirmando que son bailes sueltos. 

La dama levanta su falda recargando ligeramente sus manos frucidas a sus caderas y hace leve o ligero movimiento natural con sus manos y falda. El varón se agarra el cinto cerca de su cadera, su posición es siempre vertical y altiva que rompe con los vaivenes combinados con las vueltas; tenemos además que sin mover el torso en algunos pasos o rutinas se bota (por decirlo haci), y quiebran la cadera con firme acentuación ("cadera caída"), hay también la característica que por las pisadas fuertes, se levantaba la tierra o el polvo (levantar polvoreada), al soltar la tierra pisonada y regada del solar en donde bailaban. El varón entonces llevava con "galanura" su sombrero en su antebrazo y en un determinado momento inclinaba su cuerpo y soplaba el polvo o la tierra. Por último, en algunas ocasiones (ya que se prestaba el baile para lucimiento y reto), la mujer retaba al varón gritando; "Aqui hay gallina...en donde está el gallo?", es muy factible que estas expresiones venidas de fuera, se aclimataran dentro del populacho. 

En la ejecución de los bailadores, podría decirse que era por pareja individual y libre, acostumbrando (como en muchas partes de la república), colocarse frente a frente con los naturales cruces, se rompe esta sequencia alternando lo zapateado, como pregunta y contestación, o en su defecto..."Como decían, cada quien para su santo"...Podemos afirmar que no hay coreografía tradicional que nos haya llegado, por lo que podemos decir que era o es una improvisación espontánea de dos ejecucantes que remataban en un zapateado común al finalizar (por sentimiento). 

Actualmente, y por decir, en el intervalo o lapso de aproximadamente 35 años o más, mis alumnos, ejecutantes y allegados en el aspecto de espectáculo folklórico, han utilizado el planteamiento creativo coreográfico que he hecho en el transcurso de los años de investigación, recopilación y enseñanza. 

El vestuario (como es natural) sería el propio del lugar municipal y sobre todo, la sencillez lugareña, así nombramos la vestimenta de uso diario, y la que se acostumbra usar en domingo o días festivos solía guardarse cuidadosamente en las "castañas". 

En la mujer, el vestido era según el municipio donde vivía, pero en general, se componía de dos piezas; falda y blusa, o una especie de chaquetín y falda. Confeccionado de nansú, percial, tafeta, casimir, gabardina o un percal que llamaban "fondo negro con florecitas". Su immprescindible chalina, pleé o fichou, peinetas y pulseras de goma o quincalla. Zapato fuerte o ranchero, o botín de corte federica de botones, o el de tipo abuelita de glassé o el zapato de cinta tipo español. 

En el caso del varón, su principal orgullo era usar su "texana" (sombrero de fieltro fino), cuera o chaqueta, pantalon de dril o casimir de colores caki, gris o café, botín ranchero (de punta redondeada) o bota labrada con puntera y talón de plata cincelada, su camisa blanca de botones de concha o tarugos, corte ranchero de bata, la cual podía ser también de dril en dos colores o a cuadros, su imprescindible paliacate o mascada fina anudada al cuello para protegerse del sudor, portaba con orgullo su "cuera" de gamuza, gamucina o carnaza, de largos y angostos flecos, por la influencia de las incursiones "apaches" y como un adorno singular, ancho cinto con hebilla o gran hebilla cincelada de plata, acero y cobre o plata y oro; aparte de la "texana" de fieltro se usó la "guaripa" de lona engomada o barnizada, y por la región de Galeana y Linares se acostumbró un sombrero que lo surtían de San Luis Potosí a principio del siglo, que le decían de "tule", y usaban un pantalón semejante al caporal con una aletilla y una camisa semejante al tipo filipina con alforza y tarugo, botín fuerte ranchero. 

***

Este articulo fue escrito por el Profesor Jesús Daniel Andrade González como ponencia para el XVI congreso del Instituto de Investigación y Difución de La Danza Mexicana, y siendo el lo que considero Patrimonio Nacional de nuestra Patria Mexicana, Pues fue unos de los pioneros del folklore Mexicano. El Profesor Andrade fallecio el 14 de noviembre de 1991. En nombre de todos los que bailamos, le doy las gracias por su aportación a la grandeza Mexicana y por su contribución de un valor incalculable...pues sus bailes seguiran viviendo a pesar de los años en todos nosotros ...para siempre...que en paz descanse. 

S. David Rojas Briviesca 
Director Instituto Cultural "Raices Mexicanas"
 


Danza de Matlachines o Matachines

Danza mestiza con un profundo sentido religioso, se origina en las costumbres de los pueblos prehispánicos de danzar a sus dioses y que llegó a esta región con los tlaxcaltecas transladados por los colonizadores. 

Esta danza también toma el nombre de danza de Indio, o el del santo patrono a quien se venera; así puede ser Danza Guadalupe o Danza Sanfranciscana. 

La danza esta integrada por un número no determinado de danzantes los que se colocan en dos lineas; los danzantes que van en los extremos tanto anterior como posterior reciben el nombre de "capitanes" y son seleccionados por su destreza y madurez dentro de la danza, ya que ponen el ejemplo al inicio de cada "pizada" de los diferentes sones. 

En todo el grupo de danzantes se observa un gran respeto en la interpretación que se hace con el cuerpo literalmente inclinado. 

Un personaje muy importante es el llamado "Viejo de la Danza", que generalmente es el director, se encarga de la organización general, de los ensayos para que aprendan y practiquen las pisadas, de la confección completa del vestuario y sus accesorios y, ya en el momento de la ejecución, su labor es abrir el camino, levantar los accesorios y corregir a los danzantes. 

La Danza de Matachines es interpretada comunmente por "manda", y es encabezada por un estandarte que lleva el santo patrono y el nombre de la cofradía. Al iniciar el traslado al templo lo hacen con el "paso de camino", y cuando se encuentran dos grupos de danzantes, los estandartes que encabezan estas peregrinaciones, se inclinan en señal de saludo al igual que los danzantes. 

Algunos de los sones más antiguos son: El Matamoros, El Venado, La Golondrina, El Jalisco, El Lucero, etc. 

El vestuario que portan los danzantes esta formado por varias piezas: La camisa, que es de corte natural, confeccionada en seda o satín de color muy brillante; un calzón corto, cuyo largo es hasta la rodilla y confeccionado también en satín; "la nagüilla", que está formada por dos partes, una delantera y otra trasera, ambas sumamente elaboradas con dibujos adornados con lentejuela y enmarcados con canutillo, además, se aplican en tres hileras horizontales pequeños trozos de carrizo delgado detenidos por motas de estambre y la última hilera por un fleco largo de plástico llamado "pajuela"; llevan también un chaleco bordado con lentejuela, chaquira y canutillo; calzan huaraches que ellos mismos confeccionan con cuero y varias capas de lámina y que al danzar se escucha un sonido rítmico muy agradable. 

Llevan en la mano izquierda un arco, que colocan en la cadera y en la derecha una sonaja, que acostumbran llevar con el bule hacia abajo. Lo más atractivo del vestuario es el penacho multicolor, hecho con plumas de pavo pintadas con anilina y los hay de diferentes tipos; el de apache, el de cresta de gallo y el más tradicional de la región, el de comal. 

Los instrumentos que acompañan las danzas son: el violin y uno o dos tambores. 

*** 



• Danza de Palma 

Esta es una danza mestiza en la que se aprecian la conjugación de elementos indígenas y europeos y surge en el tiempo de la colonia. El motivo por el cual se interpreta es religioso. 

Se baila para la vírgen de Guadalupe desde el día 11 de diciembre por la noche para amanecer el día 12 y bailar todo el día hasta por la tarde. 

En la danza participan tanto hombres como mujeres y no hay un número determinado de danzantes. Destacan como personajes: un monarca, cuatro capitanes que van en los extremos de las dos hileras formadas por los danzantes y varios viejos de la danza. 

La actitud que se observa durante su interpretaciín es altiva y elegante, además de la disciplina marcada por el movimiento de la palma, que según la dirección que lleve, indica la realización de las partes de la danza. 

El vestuario lo conforman varias partes: Camisa y calzón corto confeccionados en satín de pecho, bordado con lentejuela, medias de popotillo color marquesote o rosa; una capa confeccionada en satín o terciopelo con aplicaciones de listón y encaje formando figuras entre las que destacan las estrellas, cruces, animales y algunas otras geométricas, las bordan con lentejuela y canutillo, la orilla de la capa, la adornan con fleco de artisela o galón dorado, portan sobre la cabeza una majestuosa corona hecha de lámina y adornada con flores, papel metálálico, piedras brillantes de colores, espejos y plumas de pavo real o aventruz, con listones largos colgando atrás. 

Portan en la mano derecha una sonaja de lámina y en la izquierda, la palma hecha de varas o carrizo y adornada con plumas de pavo o papel de china de colores. Calzan zapatos. 

Entre los sones más tradicionales se mencionan: La Cruz, La Viborita, La Corona y el Son de la Granada. 

Antes de terminar la danza y dar el movimiente ritual de despedida, se interpreta el Son de la Granada, para el que se utiliza un gran mástil de 3 a 4 metros de largo aproximadamente. 

En la parte superior del mástil colocan un pedazo de madera cortado en círculo con un diámetro entre 20 a 40 centrimetros y sobre él, una granada hecha de lámina y cortada en cinco gajos, la cual guarda en su interior confeti y varias palomas blancas que son libradas al finalizar este son. Del círculo de madera se amarran listones de 3.5 metros y que servirán para que los danzantes elaboren un tejido danzando y cruzando alrededor del palo. 

Esta danza es acompañada por violin y un tambor. 

*** 

• Danza de Chicaleros 

En el municipio de Galeana, ubicado al Suroeste del Estado de Nuevo León, se encuentra a escasos 15 kilómetros de la cabecera municipal la hoy congregación, y antiguamente Hacienda de San Francisco de los Blanco; está al pie del Cerro del Potosí, llamado también "El Guardián de Nuevo León" con una altura de 3,700 metros sobre el nivel del mar. 

En este lugar se ha practicado por más de cien años esta danza. Actualmente también se le puede apreciar en el Ejido 18 de Marzo fundado por Eduviges y Ausescio Córpus, Refugio Torres y Ascención Charles, Que hasta el año de 1940 formaba parte de aquella hacienda, en el Derramadero, en la Laguna de Labradores y en San Rafael. 

Una semana antes de la semana santa, "el mayor" o "diablo mayor", se encarga de organizar y enlistar a los participantes de la danza y hacen del conocimiento de ésto al juez auxiliar, que junto con el "mayor" vilgilará, que en esos días, todo se realice en orden. 

La danza se desarrolla desde el miércoles por la tarde, el jueves y viernes santo y termina el sábado de gloria. 

Los personajes que participan son los "Viejos Chicaleros", de los cuales no existe un número determinado, pues paticipan todos los que lo desean, la "Vieja", que es un hombre vestido de mujer y que se convierte en el personaje principal; y el Federico que es un monigote hecho de trapos relleno de zacate y que se monta en un burro, de preferencia ya viejo, para jugar con él. 

La disciplina marcada para los danzantes es que no deben hablar mientras esten vestídos, dicen ellos "para evitar ser reconocidos", inclusive en esos días acostumbran cambiarse de máscara entre ellos por si alguien, por alguna actitud expresada ya los reconoció. El castigo para cualquier desobediencia es el chicotazo. 

Antes de iniciar la danza se preparan colocándose en dos lineas a las que integran a los niños que deben ir bailando con ellos, y si alguno se sale de la fila es perseguido por uno de los viejos y vuelto a integrarse. 

Los sones que mencionan como tradicionales son: El Pica Perica, El Patito, La Varsoviana y además bailan con las actitudes propias de la región, Polkas, Redovas, Shotises y Huapangos, siendo éstos últimos de su predilección. 

El nombre de "Chicaleros", proviene del "Chical", platillo tradicional de cuaresma, elaborado básicamente con el elote macizo que días antes de esta temporada, deshojan y ponen a secar al sol, ya seco lo desgranan, lo remojan y luego lo muelen en el metate o molino de mano; guisan éste añadiendo chile colorado y especies. Cuando los viejos tienen hambre, llegan a cualquier casa a pedir alimento y la gente les convida de este platillo, por ello se les llama así. 

Despues de comer vuelven a la interpretación de la danza. "La Chicalera o Vieja", anda al centro del montón de viejos, los que le llevan hombres para que bailen con "ella", acto seguido, con señas le piden dinero al bailador. La cooperación es guardada por la vieja; pero si a ésta le gusta uno de los hombres con los que baila, trata de huír con el y la huída se ve interceptada por los chicaleros que siempre la están cuidando. Si alguno de los hombres se niega a bailar con la vieja, de todas maneras debe de cooperar y se le castiga con el tronido del chicote. 

Otro momento característico de la danza se aprecia cuando se distribuyen todos en círculo, la vieja se coloca al centro y empieza a interpretar algunos movimientos que los viejos repiten, por ejemplo, el sembrar, el tirar la semilla, el pedir que llueva, etc. Todos estos son actos propiciatorios para las buenas cosechas. 

El virnes por la tarde es costumbre que los viejos "hurten" algunos objetos que fácilmente pueden ser reconicidos por sus dueños, quines al percatarse de ésto, deben esperar al día siguiente para recuperarlos por una modesta cooperación. 

Cabe Mencionar que todo el dinero que se recoge es destinado para pagar la música de la danza y el baile general. 

El sábado por la mañana, se organiza la quema del Federico, personaje descrito anteriormente, que después de pasearlo por las calles amarrado en un burro, le prenden fuego a los cohetes que lleva insertados; después de esto se entregan los objetos hurtados el día anterior. Antiguamente se preparaba un verso para cada uno de ellos que se decía al momento de la entrega. La gente comenta que la quema de este personaje representa, el terminar de esta forma con las preocupaciones, problemas y calamidades. 

Por la tarde de ese día, llega el momento cumbre de esta manifestación popular, la vieja debe de consegir novio y además debe de ser del agrado de los padres, es decir, de todos los viejos chicaleros. Durante un largo rato hay varios intentos de fuga, hasta que lo consigue, la vieja se les ha ido, los chicaleros representan actitudes de duelo y tristeza, se hincan, lloran en silencio y suben y bajan ambas manos, "dicen ellos, para pedir perdón por los pecados cometidos". Mientras los chicaleros desarrollan esta escena, hay una comisión que se encarga de vestir a la vieja de novia con ramo y corona. 

Después de un momento, hacen la entrada los novios con el aplauso de todos los concurrentes, hace acto de presencia también, un juez ficticio que es el que realiza la ceremonia entre risas y carcajadas, pues la lectura de la acta nupcial es muy chusca. Luego se dejan escuchar los chicotazos en el momento que firman los contrayentes. 

Terminada la ceremonia se colocan todos los viejos chicaleros en línea y cuando se menciona su nombre, se quitan la máscara, que antiguamente era lanzada al público. 

Con ésto termina la danza de los Viejos Chicaleros en el Ejido 18 de Marzo al igual que en otras comunidades. 

Más tarde se lleva a cabo un jaripeo en el que los viejos, ya sin la máscara, montan a algunas vaquillas, toros o becerros y por la noche se realiza un gran baile para todo el ejido, celebrando de esta manera el final de la danza y la apertura de la gloria. 

La descripción de la indumentaria de los viejos es la siguiente: Pantalón y camisa de uso común; encima de esta ropa colocan costales de ixtle en el torso, brazos y piernas, los que sujetan al cuerpo con mecate alrededor de las partes mencionadas; cubren su cabeza con una mascada o paliacate y se colocan sobre su cara una máscara que originalmente confeccionaban con pieles de animales como venado, borrego, chivo o conejo y colocan los cuernos de algunos de éstos animales, antiguamente las habia también talladas en madera y pintadas, también se aprecian algunas otras de lámina representando la "cara del chamuco". Calzan generalmente botas. Portan en su mano derecha un chicote que deben saber usar pues hay que sacarle el sonido que provoca la pajuela que por lo común está hecha con ixtle de maguey y que confeccionan ellos mismos; comentan que consideran el mejor chicalero al que truena más fuerte la pajuela. 

La vieja, es uno de los mismos danzantes que se viste con ropa común de mujer, peluca, bolsa, medias de popotillo, huaraches y lo más caractirístico es la máscara que tradicionalmente es una caja de cartón blanca sobre la que se hacen los orificios de los ojos y la boca, le pintan pestañas, cejas, nariz, labios y mejillas de color rojo. 

Los instrumentos que acompañan la danza son acordeón de botones y guitarra o bajo sexto. 

Esta es una fiesta en la que participa toda la comunidad, que ansía la llegada de estos días para divertirse y compartir con propios y visitantes, su querida tradición. 

Colaboración del Profesor Severo Arreola Díaz y Profesora María de la Luz Moreno, originarios de Galeana, N.L. 

Informantes originarios del Ejido 18 de marzo, Galeana, N.L. 

Sr. José Córpus 
Sr. Aurelio Córpus 
Sr. Aleuterio Córpus 
Sr. Alidoro Córpus 
Sr. Rigoberto Córpus, Mayor de la Danza 
Sr. Guadalupe Córpus, Mayor de la Danza 
Sr. Carlos Martínez Córpus, Mayor de la Danza 

*** 

• Danza de Caballitos 

Esta Danza se baila el 4 de Octubre y el 12 de Diciembre en honor de San Francisco de Asis y de la Vírgen de Guadalupe respectivamente; también en las ferias de Aramberri y Zaragoza, y en algunos ejidos de estos dos municipios. 

El motivo es completamente religioso y la tradición data de principios del siglo, sólo que se perdió por un tiempo y desde hace aproximadamente cuarenta años volió a resurgír. 

En la danza participan veintiseis danzantes: trece hombres de a pie y trece caballitos, además, un torito, una mula, la Malinche, representada por una niña vestida de blanco y el viejo de la danza. 

La interpretación se realiza apareciendo primero los trece danzantes de a pie, ataviados con pantalón de uso común de color obscuro, camisa blanca, un paliacate rojo que colocan en la cintura a manera de delantal, en la mano llevan sonaja y sobre la cabeza, una corona adornada con flores y espejos. 

El viejo de la danza, mientras, se encarga de divertir a los niños con su máscara, su chicote y su inseparable muñeca. 

Enseguida hacen su entrada los caballitos, la mula y el torito, llevando sus respectivos capitanes que marcan las "pisadas", las vueltas, el trote y el tiempo para cruzar. 

El momento más interesante de la danza, es cuando todos los danzantes "se toman de la mano unidos por un machete, y dando vueltas simulan un corral", encerrando al torito que ataca a los caballitos tratando de salir. 

El vestuario de los caballitos es como se describe: Forman una armazón de carrizo que luego cubren con una tela para simular la cabalgura, la adornan con espejos de estrellita, bandas de papel crepé o de papel de china, fundas de cojines bordados, servilletas bordadas con orilla de gancho, cuelgan guajes y escobetillas de ixtle. Lo más atractivo de la indumentaria es la cabeza del caballito que es tallada en madera de madroño, o de preferencia en "quiote", la que posteriormente pintan al gusto del danzante, portan una reata que utilizan para lazar al viejo cuando se acerca con la intención de "robarles" la carga que llevan atrás. El caballito es confeccionado por una "madrina" que buscan antes de la fecha que se interpretará. Llevan sobre la cabeza un sombrero de palma que adornan con flores de brillantes colores. 

La música está compuesta por varios sones que son interpretados por violin y tambora, o violin y guitarra. 



Antonio Tanguma Guajardo 

Nació en 1903 en China, N.L., Fueron sus padres, Teófilo Tanguma, originario de General Bravo y Victoria Guajardo de China N.L.  
Plática del Maestro Tanguma
• Un día de 1927, me ofrecieron un acordeoncito de dos hileras de botones; me lo vendian en veinte pesos, muy barato. Le pedí a don Guillermo García Welsh, mi patrón, el dinero y me dijo: "Pá que los quieres pela'o?, mejor ponte a trabajar, después ahí te echas a perder con la música". Como quiera me los prestó y compré el acordeón que se veía bonito, pero como yo no conocía, resulta que el acordeón era un chasco. De todos modos, empecé a darle de día y de noche. Como ensayaba también en la casa, los dueños me decían: "Mira, agarra tu tequila y vete al monte a tocarle a los pájaros". El acordeón no me duró mucho y así me di cuenta que me engañaron con la venta, de cualquier forma le enganchaba alambritos y lo hacía cantar. 

Yo segía trabajando en la labor, nomás soñando en juntar unos centavitos para irme a Estados Unidos y comprar un instrumento a mi gusto. Un día que me levanto, me agarro unas tortillas y una botella con agua y me voy para Terán, a pie. Hice tres días hasta los Ramones y en la estación del tren la pregunté al boletero, hasta dónde me alcanza con dos pesos?, voy rumbo a Reynosa. El boletero me dijo; "son uno ochenta y cinco hasta Anzaldúas". Pues sí, ahí me bajaron y me fuí directo a la frontera que ya estaba muy cerca. Llegué a Corrales y corrí a un estanquillo para comprar galletas, el hombre que despachaba me vió y me dijo "Para dónde vas?", ya le expliqué que quería pasar el río y tuve tanta suerte que el señor al verme hambriento y en huaraches me dió de cenar, me permitió bañarme y hasta zapatos me regaló. Total que él mismo me recomendó con unos muchachos que me pasaron al otro lado y me llevaron a un rancho, donde el dueño me contrató para desenralzar y tumbar mezquitez. Así junté doce dólares, hasta que supe que en la feria de Laredo vendían un acordeón, fui y lo compré. Me costó diez dólares, regresé al rancho cantando y tocando. Los muchachos nomás oyeron el acordeón y se arrimaron unas botellas de vino y ahí mismo si hizo la tocada. Estamos hablando de 1917 que fue el año de mi primer acordeón bueno, porque luego compré do más en Corpus Christi; andaba que me volvía loco de gusto. 

En 1932 me fuí a China, Nuevo León, y en 1938 para Monterrey. Tenía 35 años de edad. 

En realidad mis primeras composiciones las traje siempre en la mente, porque cuando trabajaba en la labor, me inventaba tonadas y las repetía silbando. En 1938 terminé la primera pieza; De China a Bravo. Ese nombre you no se lo puse, pero como la pasaba viajando de China a Bravo, así se le fue quedando, fueron unos músicos que me acompañaban los que la titularon. Hasta la fecha, he compuesto más de cincuenta composiciones y las que han pegado más son; El cerro de la Silla, Evangelina, Naranjo, Blanca Nelly, María de Lourdes y otras. Mucha gente me pregunta por qué tanto nombre de mujer. Será porque los nombres de las mujeres me gustan tanto. 

En 1945 me fuí a México, pero, de todas las cantinas y restaurantes me sacaban, pues el acordeón no gustaba todavía. Un día unos amigos policías de Los Herreras, Nuevo León, se metieron conmigo a un restaurante, ahí en la ciudad de México, y me pidieron que tocara. Apenas me estaba calentando cuando el mesero nos dijo: "Oiga, aquí no se puede tocar". El más grandote de los policías le contestó: "Nosotros somos de Nuevo León y este hombre del acordeón es Tanguma y su música es tan buena que donde quiera se le debe escuchar": y como mientras contestaba le enseño las pistolas... tuvieron que escucharnos toda la tarde. 

Lo que pasaba era que la música norteña apenas estaba naciendo, y en la mayoría de los estados del centro y sur, no se conocía. Por eso a mí me gusta Nuevo León, porque en cualquier rancho adoran el acordeón y el contrabajo. 

No se necesitaban muchos músicos para amenizan un buen baile. 

Desde 1938 que me dedique de lleno al oficio de la tocada empezó a irme bien, aunque no pagaban lo suficiente, podía mantener a mi familia. Ya nomás con juntar para los frijolitos, lo demás era ganancia. Al principio me acostumbré a tocar sólo porque había muy pocos guitarreros que me acompañaran, pero de 1940 para acá, empecé a organizar mi grupo, casi siempre tocábamos a dueto: acordeón y contrabajo. 

De tódas mis composiciones, el shotís del Cerro de la Silla es la que más me gusta. Esta composición nació como un chipazo, en un rancho en las faldas del Cerro de la Silla. En la mañana quedaron unos amigos de pasar por mí para tocar en una tardeada; no llegaban y se hacía tarde; yo estaba muy desveladoy tenía mucha hambre, bueno, pues me recosté a esperar, como no queriendo, agarré el acordeón, y ya de rato me gustó lo que estaba tocando, repetí las notas y las memoricé; cuando llega el guitarrero y me dice: "Oye esa pieza es muy buena, no te la había escuchado", no hombre, dije yo, es la cruda y la sed que me están haciendo ver visiones. Tiempo depués llegaron a mi casa unos gringos de una casa disquera que me querían escuchar y les toqué el shotís que hice acerca del Cerro de la Silla; les gusto mucho, y como no tenia título, pues así se le quedó, El Cerro de la Silla. Todavía dicen muchas gentes que nomás la escuchan, y se les mueven la piernas solas, que esa piesa hace bailar a cualquiera, auque no sepan. Me gusta ese shotís, me gusta ver a los niños que lo bailan en las escuelas, en las asambleas y en los concursos escolares. 

M vida ha sido el acordeón y mi familia. Me casé cuando tenía como treinta años: a mi esposa la conocí en un baile, muy bonita, se llama María de Jusús, me gustó desde que la ví, y me dije, yo me quedo con esa chiquilla porque ella es mucho más chica que yo; me casé con ella en 1933 y tenemos once hijos. 

Ahora tengo casi los ochenta y cuando escucho un acordeón, no sé por qué, a veces me dan ganas de llorar, me da como cierto coraje que allá por los treinta, mucha gente no quería el acordeón y ahora sí. La música norteña termino imponiendo su fuerza... bendito sea Dios que el acordeón ya tiene su historia. 

***
Antonio Tanguma Guajardo, murió el 25 de diciembre de 1989. 

Es el artista de música norteña de más reconocimiento nacional e internacional. Sus polkas, redovas, shotises y huapangos, los han bailado generaciones enteras de niños, en miles de escuelas de todo el Norte del país.
 



Tambien te recomiendo veas el website del Ballet Folcklórico Real de NL
cyrano_7@hotmail.com
Investigación Profr. Jesús Daniel Andrade González, q.e.p.d.
Copyright © 1996 by Instituto Cultural "Raices Mexicanas" & David Rojas- All Rights Reserved.
These pages may not be used for financial gain, commercial collections or compilations
without express permission from the author.
For information contact David Rojas (805) 683-3036 or e-mail david@rojas.com

www.surf.to/monterrey       www.pagina.de/monterrey2000       www.reocities.com/fer_tellez

Inicio - English website - Cerro de la Silla - Postales - Parques - Hoteles
Cola de Caballo - Huasteca - Chipinque - El Alfa - Periodicos - Radio - Tv - Guestbook - Email - y mas.. .