A.D.M.

Análisis de la Encuesta de Hogares
sobre Vida Familiar INEI 1999


III. Análisis de la Metodología
La encuesta pretende investigar la Vida Familiar; sin embargo, se limita a la Violencia en la Familia, y dentro de ella, se aboca únicamente al estudio de la Violencia contra la Mujer, reduciendo el alcance del estudio y omitiendo la definición del término Vida Familiar .

Antecedentes
Los antecedentes del estudio se limitan a la revisión de las decisiones alcanzadas en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, realizada en Beijing en 1995. Al respecto, se hace un recuento bastante elemental de las medidas tomadas por el Estado: la Ley de Violencia Familiar 26260 y la Ley de Salud. En cuanto a la exhaustividad de la revisión de los antecedentes, éstos están sesgados a lo que es la Violencia contra la Mujer. En otras palabras, para los investigadores:

    Violencia Familiar = Violencia contra la Mujer.
Este enfoque limita severamente el alcance de la investigación y deja abierta la puerta para usos tendenciosos.


Marco de Referencia
Al abordar el concepto Violencia Familiar se cita la siguiente definición [según los investigadores, perteneciente a la ONU, y de la cual se omite la referencia bibliográfica]:

    "cualquier acto basado en el género que resulta en, o está asociado a daños sexuales, psicológicos o sufrimiento para la mujer, incluyendo variantes como coacción y privación (...) de la libertad."

Analizando la definición, nos parece totalmente inadecuado y no exhaustivo el definir Violencia Familiar como Violencia contra la Mujer. Como se dijo anteriormente, este planteamiento presupone que la mujer es la víctima del esposo agresor, sin embargo, no se ofrece evidencia concluyente que apoye esta definición.

Por otro lado, basándose en estudios descriptivos se considera que el rol paterno y el autoritarismo son los que "causan" la Violencia Familiar. El problema con estas afirmaciones es que, metodológicamente hablando, los estudios descriptivos no poseen la rigurosidad necesaria como para hablar de causalidad. Aún cuando se pudieron haber utilizado técnicas estadísticas de predicción, es importante señalar que, en el mejor de los casos, las aproximaciones estadísticas se limitan a ser descriptivas. En ningún caso se pueden obtener inferencias de causalidad. En otras palabras, lo que permite determinar la causalidad no es la técnica estadística empleada sino el diseño de investigación utilizado. Sólo de estudios experimentales y cuasi-experimentales se puede rescatar una inferencia causal.

Adicionalmente, la mayoría de los estudios presentados se refieren a la "percepción" del Maltrato Infantil y Violencia ejercida a los Adolescentes, lo cual resulta incongruente con la definición de Violencia Familiar dada al inicio de esta sección que centraba el tema en la Violencia contra la Mujer. Por su parte, la investigación citada de Manuela Ramos está centrada en el abuso en niños y adolescentes, no en la Violencia contra la Mujer. Sin embargo, no se menciona ni la muestra ni el criterio de selección empleado. Tampoco se dice como se obtuvo la información para el mencionado estudio. Por todo ello, la utilización de estos antecedentes resulta inconsistente e imprecisa. Sin embargo, pese a las limitaciones ya mencionadas de estos estudios, los investigadores concluyen que los agresores son los padres y los hermanos mayores, en otras palabras los varones adultos.

En otro lugar se afirma que la mitad de la población mundial femenina es víctima de Violencia Familiar:

    "Se ha estimado que en el mundo la mitad de la población es afectada por la violencia familiar y ejercida por un familiar masculino en contra de una mujer o niña. Este atropello a los derechos de las mujeres y los niños fue silenciado por mucho tiempo con la argumentación que era competencia del ámbito privado y por lo tanto debía ser resuelto al interior de él" (p. 11).

Lo curioso del caso, es que esta afirmación no se respalda en ninguna cita. No se menciona ninguna investigación que la avale. Los porcentajes que se mencionan no están respaldados en citas o referencias bibliográficas. Por el contrario, existen casi 100 investigaciones realizadas en los últimos 20 años a nivel mundial, que demuestran que tanto hombres como mujeres tienen la misma probabilidad de agredirse física, sexual y psicológicamente (Fiebert, 1998).

Resumiendo, los antecedentes de investigación utilizados -algunos sin referencia bibliografica y otros imprecisos en sus definiciones y resultados- no justifican que el problema del estudio (la Violencia Familiar) se halla reducido a los niños, las niñas y las mujeres como víctimas, quedando los ancianos y hombres mayores fuera del presente estudio y/o sólo incluídos como agresores.


El Enfoque: el Modelo Ecológico
Los investigadores del INEI utilizan el modelo planteado por Brofenbrenner (1987) en "La ecología del desarrollo humano" donde

    "se consideran múltiples factores (culturales, sociales, políticos y personales) para explicar la etiología de la violencia familiar y diseñar propuestas de intervención" (p. 12).

Plantea los siguientes niveles:
Nivel Individual Es extraño que un enfoque tan ecológico, en la propuesta de intervención a nivel individual, aisle a los hombres y las mujeres para realizar la intervención psico-terapéutica propuesta. La propuesta no busca estudiar las relaciones entre los diferentes niveles sino que aisla a los individuos. Literalmente:
    "La propuesta de intervención es a nivel individual y de pequeños grupos de psicoterapia, ayuda mutua, consejería e intervención en crisis entre otras acciones de capacitación y atención especializada" (p. 13).
Es decir, en el peor de los casos, a la mujer "víctima" se le beneficiaría con programas de autoestima y de asertividad post-agresión, y al varón "agresor" con programas de habilidades sociales para eliminar su agresividad, pero ya posiblemente cumpliendo alguna reglamentación punitiva.
Nivel Micro Sistémico La propuesta de intervención está orientada mejorar la vida familiar y comunitaria.
Nivel Exo Sistémico La propuesta de intervención está dada por los esfuerzos institucionales, tales como la Mesa Nacional para la Atención de la Violencia Familiar. El problema con este enfoque es que no se aborda la dimensión propiamente social. No se habla de intervenir a nivel de las instituciones socializadoras (escuelas, iglesias, comedores populares o clubes del vaso de leche), sino a través de eventos académicos tales como la Mesa Nacional de Atención de la Violencia.
Nivel Macro Sistémico La propuesta de intervención está dada por los acuerdos internacionales aceptados por el país y las políticas que se adoptan de acuerdo a las Conferencias Mundiales (Beijing, El Cairo).

Hipótesis
Normalmente, los estudios epidemiológicos no enuncian sus hipótesis de forma explícita. Si están presentes tendrían que ser muy específicas, aunque con los objetivos del estudio sería suficiente. En la investigación de Vida Familiar se elabora la siguiente hipótesis:

    "La violencia, en las dinámicas familiares, es el resultado de múltiples factores sociales, familiares e individuales, que avalan un conjunto de creencias, valores y actitudes otorgando permiso a comportamientos violentos que influyen en la magnitud de la violencia familiar" (p. 17).

Algunos comentarios sobre esta hipótesis:

  • presenta un lenguaje impreciso ("avalan", "otorgando permiso"),
  • confusión de conceptos (mezclan niveles demográficos con niveles individuales y culturales).

Cabe anotar que estos oscuros conceptos no se derivan del problema planteado al inicio, ni pueden ser verificados por los métodos tradicionales de investigación.


Muestreo
Se menciona que la Policía Nacional del Perú informó de 25,000 casos de denuncias de mujeres maltratadas, pero no se mencionó nada sobre los casos reincidentes o las denuncias falsas. Al obviar esta información se puede correr el riesgo de sobre-representar a las mujeres realmente maltratadas. Es importante señalar que el estudio pretende obtener datos sobre las mujeres golpeadas o víctimas de la Violencia contra la Mujer, pero resulta curioso que en la encuesta sólo se incluye preguntas de opinión y no preguntas referidas a si esas mujeres han sido víctimas en la vida real.


Objetivos
Los objetivos de la investigación señalan que se trata de un estudio basado en las opiniones de las personas encuestadas. Sin embargo, al inicio del Marco de Referencia, con respecto al planteamiento del problema, se afirma que la finalidad del estudio es: "mensurar el número de personas afectadas por la Violencia Familiar y determinar sus causas e impacto" (p. 3)

La incongruencia es la característica principal de la formulación del objetivo principal. Por ejemplo:

    "Obtener información acerca de los conocimientos, valores, actitudes y prácticas respecto a la violencia en el ámbito familiar según las percepciones de las mujeres en Lima y Callao, que sirvan de apoyo a la formulación y evaluación de políticas públicas, de iniciativas legislativas y la proposición de programas de prevención que contribuyan a disminuirla".

no se deduce lógicamente del planteamiento del problema, aunque está remotamente asociado con la finalidad de la investigación.

De los cuatro objetivos específicos planteados, sólo se han cumplido dos: el tercero (conocer la información que las mujeres poseen sobre la legislación) y el cuarto (determinar las características sociodemográficas). Debemos señalar que estos dos objetivos específicos si son congruentes con la formulación del problema. Los dos primeros no se deducen lógicamente de la formulación del problema, por lo que es poco probable que se hayan cumplido.





Para mayor información, contáctanos en:
Correo: adm1@viabcp.com

Fono: 511- 4598337 / 7407466

[Sobre ADM] [Investigaciones] [Programas]
[Reportajes] [Artículos] [Servicios] [Recursos]

® 2000 Asociación por la Defensa de las Minorías

Ultima actualización: 1 de abril de 2002