CONFERENCIA 33: LA FEMINIDAD

Artículo: Freud S, Conferencia 33: La feminidad, en Obras Completas, Tomo II, Madrid, Biblioteca Nueva, 1968.

 

En este artículo que forma parte de la serie "Nuevas Conferencias de Psicoanálisis" (1932), Sigmund Freud explica principalmente el desarrollo normal del complejo de Edipo en la mujer, ilustrando también sus desarrollos patológicos, como la neurosis y la homosexualidad.

 

A primera vista distinguimos lo masculino y lo femenino a partir de diferencias biológicas en los caracteres sexuales primarios y secundarios. Pero la anatomía también nos revela una cierta bisexualidad, desde que cada sexo presenta los caracteres atrofiados del sexo opuesto.

Tanto a nivel anatómico como psicológico, suele equipararse lo masculino con la actividad, y lo femenino con la pasividad, pero muchas observaciones nos revelan que esto no es siempre así. No podemos decir que la mujer busque fines pasivos, pues puede ser muy activa buscando esos fines, ni tampoco que la mujer sea masoquista porque muchos hombres también lo son, habiendo en ambos un sojuzgamiento de la agresión que favorece la actitud masoquista.

El psicoanálisis, por tanto, no se propondrá decir qué es la mujer, tarea casi imposible, sino que buscará investigar cómo a partir de la disposición bisexual infantil surge la condición femenina. Veremos que la evolución que transforma a la niña en mujer es más complicada que en el varón, pues como luego explicaremos deberán cumplirse dos tareas adicionales.

La observación nos demuestra que la niña es regularmente menos agresiva y obstinada, y se basta menos a sí mísma; parece tener mayor necesidad de ternura y es, por lo tanto, más dócil y dependiente. Quizá una consecuencia de ello es que pueda dominar más fácil y rápidamente sus excresiones, ya que la orina y las heces son los primeros regalos hacia los padres, y su retención la primera concesión que la vida infantil se deja arrancar. La niña es también más inteligente y abierta al mundo exterior, pero estas diferencias aquí no nos interesarán.

Las fases más tempranas de la evolución de la libido parecen ser comunes a ambos sexos. Aunque podríamos esperar en la niña un retraimiento de la agresión en la fase sádico-anal, ello no ocurre así. En la fase fálica siguen las coincidencias: pene y clítoris son fuentes de excitación sexual, y la vagina permanece ignorada por ambos sexos. Esta es la primera tarea extra de la evolución femenina: debe hacer el viraje del clítoris a la vagina (mientras que el hombre se mantendrá en el pene).

La segunda tarea es la siguiente: tanto en el niño como en la niña, el primer objeto amoroso es la madre, pero mientras en el varón sigue ella siendo el principal objeto amoroso, la niña deberá cumplir el viraje hacia el padre, durante la etapa edípica. En suma: la niña debe cambiar de zona erógena (clítoris a vagina) y de objeto (madre a padre). Debemos explicar ahora cómo ocurre este cambio de una fase masculina a una femenina.

Descartamos la ingenua explicación de que la mujercita siente atracción natural hacia el sexo opuesto, ya que por ejemplo durante varios años (antes del Edipo) la niña ha permanecido fijada a su madre, de su mismo sexo. Las relaciones libidinosas con la madre abarcan las tres fases: oral, sádico-anal y fálica, y en ellas la niña tiene impulsos tanto activos como pasivos, así como también ambivalentes (cariño y hostilidad). La actividad-pasividad se ve por ejemplo en la fase fálica, en la fantasía de hacerle un hijo a la madre, o tenerlo de ella. También aparecen fantasías de seducción, cuando por ejemplo la madre excita sexualmente a su hija en el momento de higienizarla.

Las fantasías encontradas en análisis de casos, donde la seducción provenía del padre, demostraron no tener una base en la realidad. Hay mucha riqueza e intensidad en las relaciones sexuales de la niña con su madre, pero esta vinculación está destinada a desaparecer, ya que la niña deberá orientarse finalmente hacia su padre. No se trata, sin embargo, de un simple apartamiento de la madre, ya que estará signado por odio y hostilidad hacia la madre, sentimientos e impulsos que podrán luego continuar el resto de la vida, o bien quedar compensados en alguna forma.

La niña reprochará a su madre, en primer lugar, el haberla amamantado poco tiempo (es decir le brindó poco cariño), pues siente que su primer alimento es inagotable y muy grande el dolor que le causa esa pérdida. Con el destete aparece también el miedo a ser envenenada, ya que la privación de leche la enfermaría. Otro reproche que surge es un nuevo bebé a quien le da la leche que dejó de darle a ella, así como los cuidados y atenciones dirigidos al nuevo ser. La niña abandona sus progresos en el control de las excresiones y se torna desobediente. El hecho de su eventual condición de primogénita y favorita no cambia las cosas, dado lo desmesurado de sus exigencias.

El niño varón también experimenta privación sexual en la fase fálica, cuando la madre le prohíbe el jugueteo con su órganos sexuales, de manera que estas decepciones, los celos y la seducción seguida de prohibición también se dan en el varón, pero sin embargo no son suficientes para apartarlo de la madre, por lo que tendremos que buscar un factor específico en la niña que produzca este apartamiento. Dicho factor lo encontramos en el complejo de castración: la niña hace responsable a la madre de su carencia de pene, y no le perdonará tal desventaja.

En el niño este complejo toma una forma diferente: al recordar las amenazas por jugar con sus genitales, surge el temor a ser castrado, ya que se sabe poseedor de pene. La niña, en cambio, al comparar su sexo con el del varón advierte que no tiene pene, se ve inferior y desea tenerlo (envidia del pene). Pero reconocer que no lo tiene no implica aceptar sin más esta situación de castrada: esta ansia por obtenerlo perdura por mucho tiempo, durante la vida: por ejemplo elegir una profesión intelectual aparece muchas veces como una variante sublimada de dicho deseo reprimido. Si la mujer es más envidiosa que el hombre es porque en el hombre no hay originariamente envidia del pene.

El descubrimiento de su castración es un punto crucial en la evolución de la niña hacia la feminidad. Desde allí, podrá recorrer tres caminos diferentes: 1) Uno lleva a la inhibición sexual o la neurosis, 2) otro a la transformación del carácter como complejo de masculinidad, y 3) la feminidad normal.

En el primer camino la niña, que hasta entonces había vivido masculinamente por estar ligada a la madre y al clítoris como equivalente del pene, deja que la influencia de la envidia del pene le eche a perder el goce de su sexualidad fálica. Ofendida por carecer de pene, renuncia a cualquier tipo de satisfacción sexual, renunciando también a la madre como objeto amoroso al descubrir que ella tampoco tiene pene. Renunciará también a su propia masturbación clitoridiana, con lo cual también renuncia a la actividad. La pasividad se hace dominante y el viraje hacia el padre queda facilitado por estos impulsos instintivos pasivos. Quizá busque que el padre le de lo que la madre le ha negado. Este deseo será luego sustituído por el deseo de tener un hijo (por la equivalencia simbólica pene-niño). Este deseo aparece antes cuando por ejemplo la niña juega con las muñecas, pero ello resulta de una identificación con su madre: ella hará con sus muñecas lo que su madre hacía con ella, ansiando sustituír su pasividad por actividad.

Con la transferencia del deseo niño-pene al padre, la niña entra en el Edipo. La hostilidad hacia la madre se intensifica ya que ésta es ahora una rival. El Edipo es para la niña una solución provisional, un descanso que tarda mucho en abandonar o bien lo hará gradualmente.

En el niño varón la situación es distinta: él desea a su madre y ve al padre como un rival; la amenaza de castración le fuerza a abandonar esas actitudes y ante el peligro de perder el pene renuncia y reprime el Edipo, instaurándose el super-yo como el heredero del complejo de Edipo.

En la niña sucede casi lo contrario: el complejo de castración prepara el complejo de Edipo en vez de sepultarlo. La envidia del pene aparta a la niña de la madre y la hace entrar en el complejo edípico como una solución provisional. Con la desaparición del miedo a la castración se desvanece el motivo principal que había impulsado al niño a superar el Edipo, pero la niña permanece en él indefinidamente: en estas circunstancias el super-yo no es tan robusto y fuerte como en el niño.

Un segundo camino es el desarrollo de un complejo de masculinidad. La niña niega su castración y exagera su actividad clitoridiana buscando refugio en una identificación con la madre fálica o con el padre. Este desenlace se debe a factores constitucionales, y a pesar que la niña puede hacer un viraje normal hacia el padre, las decepciones que éste le inflinge la hacen volver regresivamente a su anterior complejo de masculinidad, lo cual viene a explicar la posterior homosexualidad femenina, que reproduce la relación erótica con su madre.

El desarrollo ulterior de la feminidad queda expuesto a perturbaciones por parte de los fenómenos residuales del periodo prehistórico de masculinidad. Las regresiones a estas etapas anteriores al Edipo son frecuentes.

Estos estudios nos ayudaron también a entender que hay una sola libido, la libido sexual, y que carece de sentido hablar de una libido masculina (orientada hacia fines activos) o femenina )orientada hacia fines pasivos).

Podemos describir finalmente la feminidad madura, donde se torna difícil distinguir entre lo que corresponde a la función sexual y lo que debe atribuírse a la influencia social. Por empezar, la mujer tiene un elevado narcisismo: tiene más necesidad de ser amada que de amar. La gran vanidad respecto de su físico es debida a una compensación por su falta de pene. El pudor tiene relación con ocultar la defectuosidad de sus genitales. La mujer sabe tejer e hilar, lo que guarda relación con la vegetación pilosa que cubre sus genitales.

La elección de objeto puede seguir el ideal narcisista (anhelando ser el hombre que la niña habría deseado llegar a ser), o el ideal paterno (si permaneció vinculada al padre). En este último caso, luego de un periodo de vida matrimonial feliz, empezarán los problemas por resabios de hostilidad hacia el padre (de cuando aún estaba vinculada a su madre).

Otra posibilidad es que el nacimiento del primer hijo reanime en la mujer una identificación con su madre, contra la cual había luchado siempre, y empiece a reproducir el matrimonio infeliz de sus padres. Pero la relación con el hijo es la más acabada y libre de ambivalencia que pueda tener la mujer: ésta puede transferir sobre su hijo su ambición de masculinidad, que fuera reprimida. La mujer llegará incluso a tomar a su marido como su hijo.

La identificación de la mujer con su madre muestra dos estratos: primero, antes del Edipo, y está basada en la relación amorosa con su madre. Esta identificación es básica y es el modelo de su futuro comportamiento y de sus funciones sexuales y sociales; y segundo, en el Edipo, donde quiere sustituír a la madre ocupando su lugar junto al padre.

Otras características femeninas son su escaso sentido de la justicia, que depende tal vez del predominio de la envidia, y su menor capacidad de sublimación del instinto, así como sus intereses sociales más débiles. Resumen: PC

 

FUENTE: Freud S., Obras Completas, Tomo II, Madrid, Editorial Biblioteca Nueva, 1968. "La feminidad" es el sexto artículo de la serie "Nuevas aportaciones al psicoanálisis" (o "Nuevas Conferencias de Psicoanálisis", según otra traducción), continuación a su vez de "Introducción al psicoanálisis", ciclo de conferencias dictadas alrededor de 1915-1917.